aat diarios

Un ejemplo nos demuestra los avances logrados en cuanto al tratamiento y tolerancia de la tartamudez

12/03/2015
400

“Para aquellas personas con disfluencias , la comunicación e interacción con el otro va más allá de ser un simple pormenor cotidiano.

En cada comunicación verbal, el disfluente convive con un miedo permanente a trabarse y a ser juzgado; miedo que tiene raíz en los problemas emocionales y sociales que esta dificultad acarrea consigo. A su vez, existe una desinformación generalizada acerca de las posibilidades de estudio y progreso de la persona con disfluencia. Es necesario, por esto, desmitificar el hecho de que “de esto no se habla”; enseñar a la población que el disfluente tiene las mismas aptitudes que otro para comunicarse, educarse y progresar en lo que prefiera, y lograr así una sociedad que deje de ignorar las verdades acerca de la tartamudez. Con este fín, desde la Asociación Argentina de Tartamudez queremos realizar un humilde homenaje a Eduardo ‘Wado’ de Pedro, conocida persona con disfluencias, y actual Secretario General del Gobierno de la Nación, con la esperanza de que su ejemplo nos demuestre los avances logrados en cuanto al tratamiento y tolerancia de la tartamudez en Argentina. Wado de Pedro, oriundo de Mercedes, fue uno de los afectados por la última dictadura militar: perdió sus padres a manos de ella. Pese a esto, tuvo la suerte de poder crecer entre tíos y primos, y la conciencia de su funesto pasado lo llevó a desarrollar una carrera política que tiene su motor en la motivación y el compromiso. Wado logró finalmente en 2011 ser electo como diputado nacional, y recientemente nombrado Secretario General por la Presidenta de la Nación. Todos estos logros no hubieran sido posibles si Wado no se hubiera sobrepuesto a su disfluencia. Mediante ayuda profesional, Wado logró superar sus miedos y lograr encaminar sus esfuerzos hacia la meta que tanto añoraba. Actualmente en nuestro país, si bien la tartamudez sigue sufriendo de cierto estigma de parte de la sociedad, está más que claro que hemos logrado una sociedad más tolerante y con una estructura más adecuada para las personas con disfluencia. Desde la AAT, nos agrada saber que tenemos una parte importante de responsabilidad en estos avances. Es por eso que, recapitulando, queremos nuevamente felicitar a Wado de Pedro, a quién hace solo un año entregamos el premio Jorge Luis Borges para la toma de conciencia de la tartamudez, y a quién ahora sostenemos como un ejemplo fehaciente de las posibilidades que cualquier persona con problemas del habla tiene en nuestra Argentina.

VOLVER A NOTICIAS